¿Qué son las energías limpias?

Las energías limpias son aquellas producidas a partir de fuentes naturales y que generan pocos o nulos residuos al medio ambiente.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Conocemos como energías limpias a los sistemas de producción de energía que no generan contaminación. Si generan residuos, deben gestionar su tratamiento para no afectar el medio ambiente.

Para que una fuente de energía pueda ser considerada limpia, sus emisiones de dióxido de carbono (Co₂) deben ser menores a 100 kg por megawatt (MW) generado. Así lo especifica el Instituto Nacional de Electricidad y Energía Limpia (INEEL).

Las energías limpias son las que no emiten residuos o contaminantes al medio ambiente.

Los diferentes tipos de energías limpias que se desarrollan en México son: energía solar, energía eólica, energía hidroeléctrica, energía geotérmica, nucleoléctrica y la cogeneración eficiente.

 

Energías limpias, el futuro hoy

Satisfacer la demanda energética en la actualidad es una de las mayores causas de producción de gases de efecto invernadero. Estos derivan en un incremento del calentamiento global, el derretimiento de los polos, las sequías y desertificaciones y el resto de los problemas ambientales asociados.

La producción de energía dependiente de combustibles fósiles comienza a ser insostenible, al requerir de costosas inversiones, y corrompe el entorno natural. Con la finalidad de reducir el deterioro del planeta se debe pensar en mejores alternativas para  explotar las fuentes de energías limpias y energías renovables. Estas ofrecen mayores ventajas y beneficios al ecosistema.

 

Energías limpias en México 

Con la finalidad de regular  el aprovechamiento de fuentes  de energía renovables y las tecnologías  limpias, se creó la Ley para el Aprovechamiento de las Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética (LAERFTE). Esta ley también establece la estrategia nacional y los instrumentos para el financiamiento de la transición energética.

En dicha ley se establece que corresponde a la Secretaría de Energía (Sener) establecer y actualizar el Inventario Nacional de Energías Limpias (INEL). Además, fomenta programas que promuevan la participación de las energías renovables en la generación de electricidad a través de proyectos en México.

El Inventario Nacional de Energías Limpias (INEL) es un sistema de servicios estadísticos y geográficos de acceso público. Recopila información de la generación anual por energía renovable y el potencial estimado de generación de energía eléctrica para las distintas fuentes de energía renovable.

El INEL, financiado por el Fondo para la Transición Energética y el Aprovechamiento Sustentable de la Energía (FOTEASE), realiza los atlas de zonas con energías limpias.

México cuenta con un portafolio amplio de energías limpias, gracias a sus condiciones geográficas y climáticas.

México ocupa la posición cuatro de 71 economías con mayor atractivo para inversiones en energías limpias. Sólo detrás de China, Jordania y Brasil, según Bloomberg New Energy Finance. México avanzó del lugar 24 (2014) al nueve (2017) en el Índice de Atracción de Inversiones en Energías Renovables (RECAI) que publica Ernest & Young. Esto debido al aumento en la captación de inversiones en energías renovables.  

De  acuerdo  con Bloomberg  New Energy Finance,  México fue uno de los  10 países con mayor inversión en Energías Limpias en 2017. Además se convirtió en el país con el mayor crecimiento de inversiones  en el sector al  invertir 516% más respecto a 2016.

 

Tipos de energías limpias en el país

Hidroeléctrica

En una central hidroeléctrica, se aprovecha la energía potencial del agua para convertirla en energía mecánica y posteriormente en energía eléctrica. Este proceso consiste en hacer pasar un flujo de agua por una turbina hidráulica acoplada a un generador eléctrico. 

En 2017, la generación hidroeléctrica en México representó el 10% de la generación total (31 mil 848 GW). Y el 17% de la capacidad instalada del Sistema Eléctrico Nacional  (12 mil 642 MW), con 86 centrales en operación

Eólica

Las centrales eólicas aprovechan la energía cinética del viento para producir electricidad mediante turbinas eólicas (aerogeneradores). Un aerogenerador o turbina eólica es un dispositivo que convierte la energía cinética del viento en energía mecánica que impulsa un generador para producir electricidad.

En México se ubican 45 centrales eólicas cuya capacidad instalada alcanza los 4 mil 199 MW que representa el 6% de la capacidad total instalada. Los parques eólicos del país aportaron un 3% de la generación total nacional (10 mil 620 GW).

Geotérmica

Las centrales geotérmicas operan con el mismo principio que las centrales convencionales, con la diferencia de que éstas obtienen el vapor del subsuelo. El vapor geotérmico se envía a un separador de humedad para transformar la energía cinética en mecánica. El movimiento se transmite al generador para producir electricidad.

México cuenta con ocho centrales geotermoeléctricas. Representan el 1.2% de la capacidad total (926 MW) y el 1.8% de la generación de electricidad del país (6 mil 41 GW).

Solar

La tecnología de una planta solar consiste en la conversión de la luz solar en electricidad. Se consigue por medio de un dispositivo semiconductor (celdas fotovoltaicas). O bien, mediante concentradores solares que elevan la temperatura de un fluido que pasa a una turbina conectada a un generador para producir electricidad.

El país cuenta con 23 centrales fotovoltaicas en operación. Representan menos del 0.4% de la capacidad total (214 MW) y el 0.1% de la generación eléctrica en 2017 (344 GW).

Termosolar

La tecnología termosolar permite generar electricidad mediante colectores solares de canal parabólicos, de plato o torre. Se colocan en filas paralelas de forma similar a los campos solares fotovoltaicos. Éstos oncentran la radiación solar sobre un receptor por el cual un fluido captura y transfiere la energía a un intercambiador de calor. Ahí se produce parte del vapor que impulsa la turbina para generar la electricidad. 

En México se encuentra en construcción el primer proyecto termosolar en Agua Prieta, Sonora y tendrá una capacidad de 14 MW.

Bioenergía

La bioenergía es la energía derivada de la conversión de biomasa. Puede ser utilizada directamente como combustible o transformada en líquidos y gases (biogás). A su vez, estos se utilizan en la generación de electricidad, a través de un proceso convencional. La biomasa es un compuesto orgánico derivado de las actividades agrícola, pecuaria, silvícola, acuacultura, algacultura. Además de los residuos de la pesca, residencial, comercial, industrial, de microorganismos y de enzimas.

México cuenta con 77 plantas generadoras, que representan el 1.3% de la capacidad total instalada (mil siete MW) y emplearon algún tipo de biocombustible para producir mil 884 GW durante el 2017.

Nucleoléctrica

La energía nuclear es una fuente limpia, ya que no requiere de combustión para su funcionamiento. No está sujeta a la volatilidad del precio de los combustibles fósiles y en su proceso de generación no libera emisiones contaminantes

México cuenta con una sola central nucleoeléctrica ubicada en el estado de Veracruz, con una capacidad actual de mil 608 MW. Representó el 3% de la generación total (10 mil 883 GW).

Cogeneración eficiente

Es la producción secuencial de energía eléctrica y de energía térmica a partir de la misma fuente de combustible. 

se considera como cogeneración a la generación de energía eléctrica producida conjuntamente con vapor u otro tipo de energía térmica secundaria o ambos. Así lo establece la Ley de Transición Energética (LTE), publicada el 24 de diciembre de 2015.

La Comisión Reguladora de Energía tiene acreditadas 30 centrales en operación de cogeneración eficiente. Estas representaron el 1.7% de la capacidad instalada (mil 251 MW) y generaron el 2.1% de la electricidad en 2017 (6 mil 932 GW).

 

Certificados de Energía Limpia

En 2012, la Ley General de Cambio Climático propuso que para 2024, en México el 35% de la electricidad debía ser generada mediante fuentes limpias. Por esta razón, la Secretaría de Energía emite títulos comerciales conocidos como Certificados de Energía Limpia (CEL). Estos comprometen a las empresas a generar electricidad limpia. Los títulos fungen como un mecanismo para alcanzar la meta antes mencionada.

La Ley de la Industria Eléctrica (LIE) define en su artículo 3, fracción VIII, los Certificados de Energías Limpias como:

Aquel título emitido por la Comisión Reguladora de Energía que acredita la producción de un monto determinado de energía eléctrica, a partir de Energías Limpias, y que sirve para cumplir los requisitos asociados al consumo de los Centros de Carga. Un CEL ampara la generación de 1 megawatt de energía eléctrica limpia.

 

¿Qué tipo de tecnologías tienen derecho a recibir CEL por su energía generada?

Aquellas tecnologías que se consideren limpias según lo definido en el artículo 3, fracción XXII de la LIE, a saber:

  • El viento;
  • La radiación solar, en todas sus formas;
  • La energía oceánica en sus distintas formas, maremotriz, maremotérmica, de las olas, de las corrientes marinas y del gradiente de concentración de sal;
  • El calor de los yacimientos geotérmicos;
  • Los bioenergéticos que determine la Ley de Promoción y Desarrollo de los Bioenergéticos;
  • La energía proveniente de centrales hidroeléctricas;
  • Energía nucleoeléctrica;
  • Tecnologías consideradas de bajas emisiones de carbono conforme a estándares internacionales, entre otras.

México se integra a la Agencia Internacional de Energía

El 17 de febrero de 2018, México se convirtió en el integrante 30 de la Agencia Internacional de Energía (IEA  por sus siglas en inglés). Es el primer país de América Latina en formar parte del foro de energía más importante en el mundo. 

Actualmente, la IEA está conformada por 30 países miembros y siete países asociados, que representan más del 70% del consumo mundial de energía. Al formar parte de la IEA, México puede recibir asistencia técnica y asesoría en política energética por parte de expertos de la Agencia. Además, tiene acceso a bases de datos y colaborar en acciones colectivas en casos de emergencias energéticas.

 

Energías limpias y renovables, mejor que las fuentes fósiles

La política energética de México debe acercarse a energías renovables, en lugar de aferrarse a la producción de energías fósiles combustibles. Así lo considera el diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa Reza. 

“Cambiar el uso de los energéticos para generar mayor crecimiento económico sin contaminación se debe buscar como una economía en transición, comentó Ochoa Reza.

El ex director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) opina que las grandes urbes deben transformarse en ciudades verdes. Además de ser autosustentables, con energías limpias que le permitan a la ciudadanía tener un mejor nivel de vida y que sean amigables con el medio ambiente.

Reza Ochoa piensa que el cambio a la generación de energías limpias es posible. Indicó que el sexenio pasado, mientras que la economía creció el 2.5% anualmente, las emisiones contaminantes se mantuvieron en el mismo nivel. Esto debido a que la CFE sustituyó el uso de combustóleo y diesel por gas natural y fuentes renovables en muchas de sus plantas.

El diputado del PRI considera que la construcción de la refinería, en El Paraíso, Tabasco, y la renovación de seis complejos más, es un retroceso. No se trata de un proyecto rentable y operaría en detrimento de la economía de los ciudadanos.

En México se requiere la producción de energías renovables y limpias para mantener la competitividad a nivel internacional. En el país se trabaja para que este tipo de energía represente el 35.8% de la producción nacional. Así se reduciría el cambio climático, indicó Ochoa Reza.

Puntualizó que esto se puede realizar con la participación del sector privado. Los particulares son quienes pueden inyectar los recursos financieros suficientes para comprar las tecnologías necesarias para llevar a cabo los proyectos.

Ochoa Reza afirmó que el objetivo del Plan Nacional de Desarrollo para ofrecer la soberanía en el sector, se puede cumplir con niveles altos de financiamiento. Insistió en una participación mixta entre las empresas privadas y el gobierno.