¿Qué es la energía hidroeléctrica?

La energía hidroeléctrica es aquella que aprovecha la potencia del flujo del agua, de ríos y cascadas, para transformarla e electricidad.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué es la energía hidroeléctrica?

La energía hidroeléctrica es una fuente de energía limpia y renovable. Se produce al aprovechar la energía potencial de las caídas de agua (cascadas y cataratas) o durante su paso a través de los ríos.

En una central hidroeléctrica, se aprovecha la energía potencial del agua para convertirla en energía mecánica y posteriormente en energía eléctrica. Este proceso consiste en hacer pasar un flujo de agua por una turbina hidráulica acoplada a un generador eléctrico.

Las centrales hidroeléctricas varían en diseño, capacidad y tamaño, según las condiciones topográficas y geológicas de los lugares donde está disponible el agua; su operación es de bajo costo, aunque por su lejanía de los centros de carga, requieren extensas líneas de transmisión.

Las centrales hidroeléctricas se clasifican en dos grupos: 

  • Grandes centrales hidroeléctricas: Aquellas en las que se regula de forma anual la capacidad hidráulica almacenada. Permite el desarrollo de las actividades de otros sectores, como el agrícola.
  • Centrales hidroeléctricas menores: Aquellas en las que no se regula o se regula de forma horaria, diaria o semanal, los caudales turbinados. Su producción de energía eléctrica suele ser en periodos cortos de tiempo a fin de minimizar la posibilidad de derrames.

La centrales hidroeléctricas también se pueden clasificar por su tipo:

  • Central de embalse: Es la más común. El agua se acumula en la represa, luego se libera desde la altura sobre una turbina hidráulica. Esta gira y produce electricidad con los generadores ubicados en la sala de máquinas. Después, el agua empleada retoma su curso natural.
  • Centrales de pasada: Aprovechan el desnivel natural de los ríos para derivar el agua por un canal hasta la central. Ahí mueven turbinas de eje vertical, si la pendiente del río es pronunciada,o de eje horizontal, si la pendiente es baja. Estas centrales operan de manera continua porque no tienen capacidad para almacenar agua.
  • Centrales de bombeo o reversibles: Aprovechan y consumen la energía del agua para transportar el líquido hasta un embalse en un sitio alto. El agua es liberada cuando el consumo eléctrico es elevado.

Energía hidroeléctrica en México

México cuenta con una larga tradición en la producción de energía hidroeléctrica. La primera planta de este tipo en el país se instaló en Batopilas, Chihuahua, en 1889, con una capacidad eléctrica de 22 kilowatts (KW).

En diciembre de 1905, entró en operación la central hidroeléctrica Necaxa, que en su momento fue considerada la más grande de Latinoamérica. La línea de transmisión en corriente alterna, que unía a la Ciudad de México con esta planta, fue la más larga en operación del mundo. Su extensión era de 272 km.

En 2017, la hidroeléctrica representó el 10% de la generación total (31 mil 848 GWh) y el 17% de la capacidad instalada del Sistema Eléctrico Nacional (12 mil 642 MW). México tiene 86 centrales en operación.

Los países que concentran la mayor capacidad instalada en centrales hidroeléctricas son: China, Canadá, Brasil, Estados Unidos de América y Rusia. Representan el 53% de la capacidad hidroeléctrica mundial, mientras que la producción en México representa tan solo el uno por ciento.

Energía hidroeléctrica, necesarias para reducir costos de la luz: Ochoa Reza

Impulsar la construcción de centrales hidroeléctricas reduciría los costos de la energía eléctrica para el consumidor. Así lo cree Enrique Ochoa Reza, diputado federal del PRI por el estado de Michoacán.

“La mejor manera de reducir las tarifas del sector eléctrico al consumidor final es por medio de la reducción de costos”, comentó Ochoa Reza. El secretario de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados explicó otros puntos positivos.

Una de las grandes ventajas de las centrales hidroeléctricas es que trabajan directamente por medio de energía renovable. No dependen de combustibles fósiles como el combustóleo y el gas, que en ocasiones escasean. Esto eleva el costo de la producción de la energía eléctrico y se refleja con tarifas más elevadas.

“La energía geotérmica y la eólica también son energías limpias. Su desventaja es que bajan de intensidad y no se puede hacer reserva de la misma. En cambio, a favor de la energía hidroeléctrica no hay variaciones y se puede almacenar”, explicó Ochoa Reza.