¿Qué es el fracking? Resumen

Su significado literal es fractura. Para poder extraer los hidrocarburos de las lutitas se emplea principalmente el método llamado fractura hidráulica o fracking, que parte de la perforación vertical de pozos profundos hasta alcanzar el cuerpo sólido que contiene gas o petróleo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Definición

Su significado literal es fractura. Para poder extraer los hidrocarburos de las rocas se emplea el método llamado fractura hidráulica o fracking. Parte de la perforación vertical de pozos profundos hasta alcanzar el cuerpo sólido  que contiene gas o petróleo. Una vez localizada la lutita, se le realizan una serie de perforaciones horizontales, y en varias direcciones, que pueden extenderse por varios kilómetros.

A través de dichas perforaciones se aplican inyecciones con una mezcla de agua, arena y sustancias químicas, a una elevada presión. Se fracturan las rocas y obliga la expulsión de los hidrocarburos de los poros. Sin embargo, el flujo disminuye pronto, por lo cual es necesario perforar nuevos pozos para mantener constante la producción de los yacimientos.

Desde 1949, el fracking incrementó las reservas recuperables más que cualquier otra tecnología. En 70 años, con más de dos millones de trabajos de fracturamiento, no existe un caso documentado de contaminación en acuíferos con esta técnica.

Fracking, una alternativa

La industria de los combustibles evolucionó con la finalidad de maximizar el valor económico de los hidrocarburos. Se pretende reducir los costos de extracción e incrementar la recuperación del aceite y gas. Todo ello bajo las más altas restricciones de seguridad industrial y de respeto al medio ambiente en cada uno de los países. 

Durante los últimos diez años, el fracking incrementó la extracción de petróleo y gas natural atrapados en las rocas del subsuelo. Este tipo de piedras se encuentran normalmente a profundidades entre mil y cinco mil metros.  

El fracking en México

El fracking, durante muchas décadas ha reportado incrementos en la producción y reservas alrededor del mundo. México no es la excepción. Esta técnica contribuirá a que México logre alcanzar la seguridad energética y respaldará la economía nacional.

México es el cuarto país con mayor potencial de recursos shale gas en el mundo. Según los datos de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), cuenta con 681 mil millones de pies cúbicos recuperables. Tan solo detrás de China, Estados Unidos y Argentina.

Las regiones potencialmente productoras de shale gas son Chihuahua, Sabinas-Burro-Picachos, Burgos, Tampico-Misantla y Veracruz. En Nuevo León, la Cuenca de Burgos, es la reserva más importante de gas natural del país. Abarca diez municipios y comprende 402 pozos de los 652 perforados por Pemex.

La Secretaría de Energía (Sener) en 2014 formó un grupo multidisciplinario para establecer los lineamientos para la extracción de combustibles de yacimientos no convencionales. Se usaron criterios basados en la maximización del valor, el abasto energético, la certidumbre económica y legal de los operadores. También busca fomentar la competencia en el mercado energético del país.

En el grupo coordinado por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Sener, participaron la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Pemex, el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), la Comisión Nacional del Agua (Conagua), entre otros.

La regulación del fracking generará tecnología, infraestructura y procesos óptimos privilegiando la seguridad, la salud y el medio ambiente. También se acordó analizar las ventajas de este método, así como las experiencias aprendidas en otros países. Además de tener un vínculo e interacción permanente con las instituciones reguladoras, los industriales, las áreas académicas, de investigación y desarrollo tecnológico.

Conagua elaboró el anteproyecto «Lineamientos para la Protección y Conservación de las Aguas Nacionales en Actividades Industriales de Exploración y Extracción de Hidrocarburos en Yacimientos no Convencionales». Este garantiza abastecimiento, tratamiento y almacenamiento), así como la protección de los acuíferos subterráneos durante la perforación.

Enrique Ochoa, a favor del fracking regulado

La implementación del fracking se debe llevar a cabo de manera regulada y supervisada, mas no ser prohibida. Así lo considera Enrique Ochoa Reza, diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y secretario de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados. 

Dos terceras partes de las reservas mexicanas de gas natural proceden de yacimientos en la frontera norte del país, donde es necesario realizar la extracción por medio del fracking.

“Creo que hay que regular la actividad, pero no prohibirla. Hay múltiples actividades donde lo que se debe hacer es recuperar los químicos para que no dañen los mantos freáticos ni el producto final. Es como en la agricultura, donde se utilizan fertilizantes y productos químicos para que la siembra sobreviva a alguna peste”.

Ochoa Reza piensa que es prioritario aprovechar esas reservas de gas natural. Esto tendría múltiples beneficios para la economía nacional y no se dependería de las importaciones de este combustible que, según la CNH, en este momento es del 51 por ciento.

Fractura Hidráulica