México y el Acuerdo de París

El desarrollo de las energías limpias o sustentables, es imprescindible para combatir el cambio climático y limitar sus efectos más devastadores. El asunto ha recibido un importante respaldo de la comunidad internacional, a partir de la publicación del ‘Acuerdo de París’.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Energías renovables- EOR

México, las energías renovables y el Acuerdo de París


Las energías renovables son fuentes de energía limpias, inagotables y crecientemente competitivas. Se diferencian de los combustibles fósiles principalmente en su diversidad, abundancia y potencial de aprovechamiento en  cualquier parte del planeta, pero sobre todo en que no producen gases de efecto invernadero –causantes del cambio climático- ni emisiones contaminantes.

Además, sus costes evolucionan a la baja de forma sostenida, mientras que la tendencia general de costes de los combustibles fósiles es la opuesta, al margen de su volatilidad coyuntural.

El crecimiento de las energías limpias es imparable, como queda reflejado en las estadísticas aportadas en 2015 por la Agencia Internacional de la Energía (AIE): representan cerca de la mitad de la nueva capacidad de generación eléctrica instalada en 2014, toda vez que se han constituido en la segunda fuente global de electricidad, sólo superada por el carbón.

De acuerdo a la AIE, la demanda mundial de electricidad  aumentará un 70% hasta 2040,-elevando su participación en el uso de energía final del 18% al 24% en el mismo periodo- espoleada principalmente por regiones emergentes (India, China, África, Oriente Medio y el sureste asiático).

El desarrollo de las energías limpias es imprescindible para combatir el cambio climático y limitar sus efectos más devastadores. El 2014 fue el año más cálido desde que existen registros. La Tierra ha sufrido un calentamiento de 0,85ºC de media desde finales del siglo XIX, apunta National Geographic en su número especial del Cambio Climático de noviembre de 2015.   

En paralelo, unos 1.100 millones de habitantes , el 17% de la población mundial, no disponen de acceso a la electricidad. Igualmente, 2.700 millones de personas –el 38% de la población global-  utilizan biomasa tradicional para cocinar, calentarse o iluminar sus viviendas con grave riesgo para su salud. 

Por eso, uno de los objetivos establecidos por Naciones Unidas es lograr el acceso universal a la electricidad en 2030, una ambiciosa meta si se considera que, según las estimaciones de la AIE, todavía habrá en esa fecha 800 millones de personas sin acceso al suministro eléctrico, de seguir la tendencia actual.

Las energías renovables y el Acuerdo de París


Las energías renovables han recibido un importante respaldo de la comunidad internacional con el ‘Acuerdo de París’ suscrito en la Cumbre Mundial del Clima celebrada en diciembre de 2015 en la capital francesa.

El acuerdo, que entrará en vigor en 2020,  establece por primera vez en la historia un objetivo global vinculante, por el que los casi 200 países firmantes se comprometen a reducir sus emisiones de forma que que el aumento de la temperatura media del planeta a final del presente siglo quede “muy por debajo” de los dos grados, -el límite por encima del cual el cambio climático tiene efectos más catastróficos- e incluso a intentar dejarlo en 1,5 grados.

La transición hacia un sistema energético basado en tecnologías renovables tendrá asimismo efectos económicos muy positivos. Según IRENA (Agencia Internacional de Energías Renovables), duplicar la cuota de energías renovables en el mix energético mundial hasta alcanzar el 36% en 2030 supondría un crecimiento adicional a nivel global del 1,1% ese año (equivalente a 1,3 billones de dólares), un incremento del bienestar del 3,7% y el aumento del empleo en el sector hasta más de 24 millones de personas, frente a los 9,2 millones actuales.

México y el Acuerdo de París

México cumplirá sus compromisos ambientales en los Acuerdos de París que prevén una reducción del 22 por ciento de sus emisiones de Gases Efecto Invernadero al 2030 y hasta del 51 por ciento respecto a sus emisiones de carbono negro.

“Lo vamos a cumplir porque dos o tres políticas públicas no hacen la totalidad de las reducciones, ni las medidas de un programa de mitigación de Gases de Efecto Invernadero”, dijo la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, al responder sobre la autorización de la refinería de Dos Bocas en Tabasco y el Tren Maya.

Dijo que una vez que se cumplan los acuerdos, lo que tocaría es aumentar la meta de México, en cuyo propósito tal vez haya mayores restricciones, pero “de que México puede cumplir con los acuerdos que ha firmado, así es”.

Existen proyectos como el de Dos Bocas que corresponde a Petróleos Mexicanos o el Tren Maya, a Fonatur, que deben estar supeditados a disposiciones legales, llámese Ley General de Cambio Climático o Coordinación Interinstitucional de la Comisión Interinstitucional de Cambio Climático.

Corresponde a Semarnat vigilar el cumplimiento de la ley, cada proyecto por sus propios méritos tiene que ofrecer un estudio específico y una respuesta específica.